Evel Knievel, el riesgo como forma de vida